Viajar en familia a Río de Janeiro

Qué hacer en Río de Janeiro con niños

Viajar en familia a Río de Janeiro

¿Vas a viajar a Río de Janeiro con niños y no sabes qué hacer con ellos además de la playa? ¿Pensás que la única opción es hacer excursiones a Buzios o Ilha Grande? Esas, seguramente, son buenas opciones, pero en la ciudad de Río de Janeiro también hay mucho para ver y hacer en familia. Te compartimos algunas ideas para que decidas según los intereses de tus niños.

HACER ARBORISMO O CANOPY EN EL PARQUE DA CATACUMBAS

Una de las características más lindas de Río de Janeiro es la convivencia de espacios naturales y urbanos. Por eso, no es raro que a unas pocas cuadras del mar y de la zona costera de Ipanema encontremos el Parque da Catacumbas.

Este parque ofrece la posibilidad de hacer senderismo hasta unos miradores y de trepar por los árboles con los chicos de Lagoa Aventura. Tahiel (y Dino) estaban felices en la tirolesa, en la pared de escalada y en las distintas pruebas sobre los árboles.

Una actividad de la que puede disfrutar toda la familia y que los niños disfrutarán un montón!

Pueden leer nuestra experiencia, que la cuenta Tahiel en El día que hice arborismo por primera vez, en el Parque da Catacumbas.

Los fines de semana, los alrededores de la Laguna Ricardo Freitas (justo frente al Parque Da Catacumbas) se llena de familias locales que salen a disfrutar del aire libre, así que si viajas a Río de Janeiro con niños es una buena opción hacer lo mismo que ellos.

Se pueden alquilar bicicletas o carritos para pedalear y dar la vuelta por los alrededores de la laguna. También se pueden alquilar pequeñas embarcaciones con formas de cisne para navegar por la laguna.

Si en la familia hay amantes de la botánica y los paseos por la naturaleza, una buena opción es conocer el Jardín Botánico, cuya entrada también se encuentra alrededor de la Laguna Ricardo Freitas. El jardín Botánico de Río de Janeiro tiene 137 hectáreas con muchísimas especies diferentes.

Presenta un jardín japonés, un camino con palmeras de más de 30 metros, recintos con orquídeas y bromelias y edificios históricos, como la Casa dos Pilões y la antigua fachada de la Academia de Bellas Artes. Además hay un área de picnic y, para los más chicos, un amplio espacio con juegos infantiles.

VISITAR EL POSTO 12 EN LEBLÓN

Si viajas a Río de Janeiro con niños, seguramente ellos quieran ir a la playa. Si bien la ciudad no tiene esas playas a las que todos describen como «paradisíacas», tiene playas muy lindas y a las que se puede ir en familia sin problemas.

Una de ellas es la playa de Leblón, más precisamente cerca del Posto 12 (puesto 12, donde están los guardavidas y los baños). ¿Qué tiene de especial este lugar? Un enorme espacio en la arena con juegos exclusivos (y gratis) para los niños donde podrán pasarse horas entretenidos.

Y si ellos están entretenidos, los adultos estamos más tranquilos.

CONOCER BARRA DE TIJUCA

Si seguimos con el tema «playas», una de las zonas de playas más tranquilas para visitar en familia es la de Barra de Tijuca.

Barra de Tijuca es un barrio algo alejado del centro de la ciudad, donde se realizaron importantes obras de infraestructura por la organización del Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos en Brasil, cuyas playas tienen la particularidad de ser «más naturales» que el resto de las playas urbanas.

La principal diferencia con las de Copacabana o Ipanema es que en su costanera no hay tantas edificaciones y eso le otorga un aire más naturales.A Barra de Tijuca se puede llegar en metro y se demora unos 20 minutos desde, por ejemplo, Copacabana. Se bajan en la estación Jardín Oceánico y, desde allí, caminan unas pocas cuadras hasta el mar.

Para los niños, hay una linda plaza llamada Iván Passini, con juegos y bastante verde. Además, varios de los primeros chiringuitos (hasta la avenida Ayrton Senna) tienen juegos en la playa. ¡Y esto es muy bueno!

Para conocer las cuestiones positivas o negativas de cada una de las playas más conocidas de Río de Janeiro pueden leer ¿Copacabana, Ipanema, Leblón o Barra de Tijuca? ¿A qué playa vamos?

VISITAR EL MUSEO DEL MAÑANA y el BULEVAR OLÍMPICO

En el llamado Bulevar olímpico, inaugurado con motivo de los Juegos Olímpicos y del Mundial de Fútbol, se construyó el Museo del Mañana (Museu do Amanhã). Es un museo que nos encantó y lo recomendamos mucho, sobre todo para los niños más grandes. El recorrido por el museo está pensado de manera que nadie quede indiferente.

La muestra permanente del primer piso propone un recorrido por cinco núcleos temáticos: Cosmos, Tierra, Antropología, Mañana y Nosotros. Cada uno de estos temas se desarrolla de manera interactiva y moderna en un espacio diseñado especialmente para ello.

La idea es que en cada uno el visitante conozca cómo funciona el planeta y reflexione sobre lo que la sociedad está haciendo en su día a día.

Pueden leer nuestra experiencia en El Museo del Mañana, en Río de Janeiro.

Pueden conseguir la entrada al Museo del Mañana y al Museo de Arte de Río con el siguiente banner:

VISITAR EL ACUARIO

No somos muy partidarios de visitar este tipo de atracciones, pero sabemos que a muchas familias les gusta y que muchos chicos lo disfrutan y es la posibilidad que tienen de ver animales. Por eso, les contamos sobre este espacio.

El Aqua Río se ubica casi al final del bulevar olímpico, tiene una planta baja donde se puede comer y participar de algunos juegos, y se destaca por un enorme estanque atravesado por un túnel transparente por el que las personas pueden caminar y sentirse envueltas por agua y peces de distintos tipos.

Sino quieren conocer el Acuario, igual les sugerimos que lleguen hasta la puerta ya que allí hay una plaza con juegos muy entretenidos para los chicos, como los de las fotos.
Además, pueden alquilar la «moto» que tiene Dino en la foto y hacer un paseo guiado por el bulevar olímpico.

Una de las cosas más interesantes es escuchar la historia del mural «Etnias», realizado por Eduardo Kobra.

TOMAR EL TREN AL CORCOVADO

Uno de los iconos de Rio de Janeiro es la estatua del Cristo Redentor, que se ubica en el cerro Corcovado.

Una de las maneras más fáciles de llegar es en el famoso tren del Corcovado, un trencito de color rojo que los niños disfrutarán. Una vez arriba, hay escaleras mecánicas para acceder a la base del cristo. Les recomendamos ir por la mañana.

Y, si van en temporada alta, tengan en cuenta que suele haber mucha gente, por lo que los tiempos de espera son extensos.

Pueden leer nuestra experiencia e información práctica (cómo llegar, precios, etcétera) en Cómo y cuándo visitar el Cristo Redentor en Río de Janeiro.

Pueden comprar las entradas para el tren del Corcovado y el Cristo Redentor con el siguiente banner:

MIRAR EL ATARDECER DESDE EL PAN DE AZÚCAR (y subir en FUNICULAR)

El viaje en funicular, seguramente, les gustará a los niños, pero lo que más van a disfrutar en familia es el atardecer sobre la ciudad desde el Pan de Azúcar. Para llegar hasta allí se recorren dos tramos en funicular. El primero hasta el cerro Urca y, el segundo, desde el cerro Urca al Pan de Azúcar.

Si bien Tahiel no paro de correr en la cima del Pan de Azúcar, si sus niños son más grandes ustedes podrán comprarse algo para tomar en alguno de los bares y sentarse a disfrutar en tranquilidad.

Un dato a tener en cuenta si los niños son más pequeños es que a muy pocos metros del ingreso al teleférico se encuentra playa Vermelha, una pequeña playa a la que suelen ir los locales, que cuenta con una plaza donde los pequeños pueden entretenerse un buen rato antes de subir.

Pueden leer nuestra experiencia e información práctica (cómo llegar, precios, etcétera) en Cómo y cuándo visitar el Pan de Azúcar en Río de Janeiro.

DISFRUTAR DEL PARQUE MADUREIRAS

El parque Madureira se ubica en el barrio del mismo nombre, cuna de la samba.

El parque cuenta con más de 90 mil metros cuadrados: un enorme espacio donde los locales y los visitantes disfrutan de canchas de fútbol, voley y básquet, junto a pistas de patinaje, skate, paseos y juegos infantiles, fuentes, arroyos y lugares para comer.

Además, hay espacios para recitales y muy cerca se encuentra el Mercado de Madureira, con más de 500 tiendas. Es ideal visitarlo un sábado o un domingo para compartir la rutina con las familias locales.

SUBIR Y BAJAR LAS ESCALERAS DE SELARÓN

Uno de los iconos turísticos de Río de Janeiro son las famosas escaleras de Jorge Selarón, un artista nacido en Chile, pero carioca por adopción. Selarón decidió homenajear a la ciudad con esta escalera repleta de azulejos de distintas partes del mundo. Decía que era una «obra viviente» porque todo el tiempo los iba cambiando y sumando nuevos.

Ir con los niños a visitar este rincón de Río de Janeiro implica llegar con energía, porque seguramente ellos quieran subirlas y bajarlas muchas veces. Además de ir por los lugares donde no hay escalones, claro.

Les recomendamos ir de día, ya que la zona en la que se encuentra no suele ser la más segura de noche, aunque hay bares y restaurantes concurridos.

OTROS MUSEOS

Río de Janeiro cuenta con algunos museos que pueden ser muy interesantes para visitar en familia, según los gustos y características de los integrantes. Nosotros no los visitamos, pero nos los recomendaron.
Entre estos museos se encuentran:

  • Museo del fútbol. Ubicado en el barrio de Barra de Tijuca, es un espacio de 1000 metros cuadrados en el que se expone la historia del fútbol brasileño. Para conocer sus horarios y tarifas pueden visitar la web oficial del Museo del fútbol.
  • Museo Casa do Pontal. También ubicado en el barrio de Barra de Tijuca, este museo ofrece la posibilidad de conocer escenas de la vida cotidiana, creencias y costumbres populares de todas las regiones del país, a través de obras de arte, que incluyen muñecos y títeres. Una de las actividades que, posiblemente, más disfruten los niños es la interpretación de los guías en obras de teatro y cantos. Pueden conocer tarifas, horarios y cómo llegar en la web oficial del Museo Casa do Pondal.
  • Museo de Historia Natural y Antropología o Museo de la Quinta de Boa Vista. Según los gustos de los integrantes de la familia, recorrer este museo puede ser muy interesante. Posiblemente a los chicos les llame la atención los sarcófagos, las momias y los esqueletos de dinosaurios. Pueden consultar horarios, tarifas y actividades especiales en la web oficial del Museo Nacional UFRJ.
  • Museo Planetario de Gávea. El Planetario de Río de Janeiro se ubica muy cerca de la Laguna Ricardo Freitas. Tiene varias muestras y juegos interactivos que engancharán a todos los integrantes de la familia. Además, en sus cúpulas se pueden ver increíbles imágenes del universo. Pueden consultar horarios, tarifas y actividades especiales en la web oficial del Planetario de Gávea.

Una linda forma de conocer una ciudad es caminando. Acá les dejamos un banner para reservar un tour a pie compleamente gratuito (chequear si ya está disponible también en español):

Si estás leyendo este post es porque, seguramente, vas a viajar con niños. A lo mejor te sirven estas ideas y consejos para viajar en familia,y esta guía para saber cómo moverte en Río de Janeiro.

¿Te gustó el post? Te invitamos a compartirlo y a sumarte con un Me Gusta en la página de de Magia en el Camino. También te esperamos en acá y en Instagram acá. Gracias!

Источник: https://magiaenelcamino.com.ar/rio-janeiro-ninos.html

4 DÍAS EN RÍO DE JANEIRO CON NIÑOS

Viajar en familia a Río de Janeiro

Viajar fuera de los periodos vacacionales es un lujazo, no podemos negarlo. Casi nunca podemos hacerlo, disponemos de las vacaciones escolares que ya es mucho, pero no podemos jugar con las fechas.

Durante este viaje de voluntariado enmarcado en nuestro proyecto educativo Waldorf, hemos podido viajar de septiembre a diciembre y ha sido una gran ventaja.

Eso aún se nota más cuando visitas una gran ciudad como Río de Janeiro con niños.

Feliz «de mais» en Río de Janeiro

Nuestra estancia en Río fue de 5 días pero, en realidad, aprovechamos para ver la ciudad en 4 porque uno de ellos no paró de llover y fue un día ideal para descansar, estar en casa, ver la tele, hacer deberes y leer.

Nos tomamos con mucha calma nuestra visita a Río de Janeiro con niños, intentando gastar poco dinero y llevarnos un recuerdo sereno de nuestra estancia allí. Ya estábamos acabando nuestro viaje de 3 meses y tampoco teníamos ganas de demasiadas carreras.

Admirando las vistas desde el Morro da Urca

Dónde alojarse en Río de Janeiro con niños

Nos alojamos en la plaza General Osorio en el barrio de Ipanema, una zona ideal para visitar la ciudad. También Copacabana, Botafuego y Leblón son buenas opciones. Son zonas turísticas, donde vive gente de clase media-alta con muchos hoteles y apartamentos de alquiler turístico.

Copacabana es un poco más caro y Leblón está algo más alejado del centro pero, en cualquier caso, son buenas zonas para instalarse. Nosotros optamos por una casa de intercambio con HomeExchange.

En esta zona de Ipanema hay hoteles de nivel medio y supermercados como Zona Sul con precios populares y un buen servicio.

En nuestro piso de intercambio en el barrio de Ipanema

Moverse por Río de Janeiro con niños

Nosotros no tenemos dudas en utilizar taxis o UBER cuando nos movemos en ciudades tan grandes y con barrios tan diversos como Río de Janeiro.

Aunque el precio del transporte público es barato, para nosotros cuatro, nos compensa utilizar UBER que te lleva puerta a puerta. La aplicación de móvil funciona de maravilla y es fácil encontrar transporte.

Si quieres conocer más sobre el transporte público en Rio consulta este enlace.

Plaza Maua, el Teatro de Amanhà y el nuevo tranvía de Río

Pao de Açucar

Empezamos nuestra visita a Río subiendo al Pan de Azúcar. Creo que es la mejor manera de empezar a descubrir Río de Janeiro con niños.

Es conocer la cara más amable y atractiva de la ciudad desde un punto de vista turístico. Rio de Janeiro se ubica un enclave único en el mundo, de una belleza insuperable.

La bahía de Guanabara y los enormes morros – moles de granito – crean un paisaje cautivador.

Preparados para tomar el teleférico hasta el Pao de Açucar desde el Morro da Urca

Todo está muy bien organizado y es muy cómodo subir en los enormes telecabinas. Merece la pena, obviamente subir en un día soleado, a mediodía suele estar siempre más despejado pues con el sol, se disipa la humedad del mar. Otra opción es el atardecer para ver la ciudad cuando se va iluminando.

Conexión por teleférico desde el Morro de Urca al Pao de Açucar

Si queréis ahorraros un dinerito podéis comprar las entradas online con un 10% de descuento y, además, tendréis acceso directo. Los niños hasta los 12 años pagan la mitad. Este es el enlace a la web oficial.

Tranvía, acueducto carioca y barrio de Santa Teresa

El Barrio de Santa Teresa guarda el encanto de épocas pasadas en sus casas antiguas. Algunas muy envejecidas, otras recuperadas y convertidas en galerías de arte o tiendas de recuerdos. Para llegar hasta allí la mejor opción es tomar el tranvía turístico, vestigio de los antiguos tranvías que hace tiempo recorrían las calles de Río de Janeiro.

Preparados para pasear por el barrio de Santa Teresa en tranvía

El tranvía de Santa Teresa es caro (20 R$/persona, unos 4,5 €) pero es una opción bonita y divertida para recorrer esta zona de Río de Janeiro con niños. El precio incluye 2 trayectos por pasajero y podéis bajar en la parada que queráis.

Os recomendamos Largo dos Guimaraes y Largo do Curvelo para después pasear tranquilos por la zona.

Pasar por encima del Acueducto Carioca o de Arcos de Lapa es toda una aventura… Este acueducto es una de las construcciones más antiguas de la ciudad.

Detalle del recorrido del tranvía turístico (Fuente: Bondes de Santa Teresa)

«Aqueduto da Carioca» – Pintura de Leandro Joaquim

Desde la parada Largo do Curvelo podéis dar un paseo al Jardim das Ruinas. De entrada libre, se ubica en una antigua mansión abandonada que se ha rehabilitado como centro cultural. Las vistas de Río son increíbles y la mansión, uno de esos lugares tan de moda entre los “instagramers”.

Parque de las Pirámides: jardín y centro cultural

La catedral y el Gabinete de Lectura del Rey

En Brasil, algo que os sorprenderá, son sus iglesias. En las ciudades históricas encontraréis las bonitas iglesias de estilo portugués. Son habituales en Bahía y en Minas Gerais, por ejemplo, también en algunos pueblos costeros como Paratí, cerca de Río.

Son muy frecuentes las construcciones modernas ya que muchas ciudades de este país son de reciente creación. La catedral de Río de Janeiro es una de ellas. Después de nuestro paso por México, Ernest y Ferran pensaron que se parecía más a una piramide azteca que a una catedral.

Dentro, las vidrieras generan una enorme cruz de bellos colores.

Saliendo de la catedral de Río que se refleja en el edficio de cristal

Alrededor de la catedral se levantan multitud de nuevos edificios de paredes de cristal que contrastan con los barrios más antiguos y las favelas construíadas simplemente con ladrillos.

Paseando en dirección norte podéis visitar el centro de la ciudad de Río donde palpita el «mundo real» de la ciudad. Allí está una bonita joya escondida: el Real Gabinete de Lectura del Rey.

Una preciosa biblioteca que está catalogada como una de las más hermosas en el mundo.

El Real Gabinete de Lectura es una joya entre las bibliotecas del mundo

Museu do Amanha y barrio portuario

Con la llegada de los Juegos Olímpicos la ciudad de Río reformó algunas áreas de su metrópoli. Entre ellas fue la zona portuaria que, aún hoy, ofrece grandes posibilidades de expansión. Otras zonas, sin embargo, no fueron atendidas en absoluto.

 Al paseo o Bulevar Olímpico – donde está el acuario y una colección de arte urbano muy interesante – se puede llegar en tranvía. Allí está en Museu do Amanha que nos gustó muchísimo.

Un museo sobre la crisis climática de nuestro planeta y las consecuencias de la presión de la humanidad en su búsqueda para conseguir los recursos que necesitamos.

Interior del Museo do Amanha

El Museu do Amanha nos parece una actividad imprescindible si venís a Río de Janeiro con niños o sin ellos.

Un museo interactivo que te hace muchas preguntas y te anima a plantear tus propias dudas sobre el actual sistema económico y de desarrollo que los seres humanos seguimos manteniendo. Somos una plaga de más de 7.

000 millones de personas: el uso de combustibles fósiles, el usos de materias primas y la producción de residuos son armas letales para el planeta.

Acceso al Museo do Amanha

Compramos la entrada combinada para visitar también el Museo de Arte de Río en la Plaza Mauà, situado justo enfrente. Este museo que es “más para adultos” hace un recorrido por la historia de Río de Janeiro a través del arte.

Un museo muy interesante que te ayuda a conocer mejor los orígenes de esta ciudad. Desde la terraza del edificio hay unas vistas espectaculares de la Plaza Mauà.

Si no queréis entrar en este museo, podéis pedid subir con los ascensores a la terraza que es de acceso gratuíto.

Plaza Mauà y Museo de Arte de Río

Barrios de Ipanema y Copacabana 

Nuestra recomendación es que os alojéis en una de estas dos zonas de Río para poder ir a la playa y pasear al atardecer.

Desde Ipanema, las vistas de los morros de granito de Dos Irmaos con la puesta de sol es magnífica.

La vida en las playas de Río es alegre: paseos a pie o en bicicleta, puestos de coco helado o brochetas de queso, juegos de voley y baños desafiando las olas del océano atlántico.

Puesta de sol en Ipanema

En ambas playas hay miradores muy bonitos por los que se puede pasear cómodamente con los niños. El mirador de la Pedra do Arpoador está en el extremo norte de Ipanema y muy cerca está el Fuerte de Copacabana.

Más allá de Copacabana, en la Playa de Leme, está el Camino de los Pescadores y el mirador de Copacabana. En el paseo encontraréis bonitas esculturas como la del poeta brasileño Carlos Drummond de Andrade y el músico Tom Jobin.

Barrio de Ipanema desde la Pedra do Arpoador

Si os apetece conocer mejor las favelas de Río, os aconsejamos visitar el Museu da Favela que ofrece visitas programadas de 3 horas de duración.

Estos circuítos permiten entrar en la vida real de los barrios más desfavorecidos de Río de Janeiro pero también descubrir la labor de asociaciones sociales, educativas y culturales.

El Museu da Favela está cerca de la Plaza General Osorio en Ipanema.

En muchos rincones de la ciudad podéis disfrutar del arte callejero

La Laguna de Rodrigo de Feitas está al otro lado de Ipanema.

Es una enorme laguna natural generada por los depositos que crearon la gran barra de arena sobre la que actualmente se asientan los barrios de Ipanema y Leblon.

Alrededor de la laguna podéis descansar, jugar, hacer deporte y montar en bicicleta. Se pueden alquilar barquitas y patinetes acuáticos. Con magníficas vistas de la ciudad es una buena opción para hacer pícnic y relajarse a la sombra.

La catedral y la ciudad desde la casa abandonada del Parque de las Ruínas

Ascenso al Corcovado y Cristo Redentor

No podéis dejar Río sin subir al Cristo Redentor. Es una buena manera de despedirse de la ciudad. Hay otros muchos morros o moles de granito en la ciudad que ofrecen vistas únicas de la costa y se pueden recorrer por senderos.

Pero, el Morro del Corcovado es el más famoso de todos ellos – junto al Pao de Açucar, claro – y también el más accesible.

Hasta hace unos años se podía subir en coche particular pero el gran aumento de la afluencia de turistas ha restringido el acceso a agencias y al tren del Corcovado.

Buscando un buen ángulo para hacer una foto entre el gentío

Merece la pena subir temprano si queréis evitar sentiros como sardinas enlatadas en el mirador del Cristo. Y, si queréis tomar las mejores fotos, es bonito subir para ver el atardecer y la ciudad de Río iluminada. Cuando tengamos un ratito os contaremos todo lo que hay que tener en cuenta para subir hasta aquí.

Centro de visitantes Paineiras: zona de acceso al Cristo Redentor

En la estación de Paineiras hay restaurante, tienda de recuerdos y el centro de visitantes con un pequeño museo sobre el Parque Nacional Tijuca. Este parque urbano es una gran reserva de bosque tropical que fue protegido y que puede recorrerse a pie por muchos senderos.

Por supuesto que es posible subir y/o bajar al Corcovado a pie desde la ciudad. Si subís temprano con transporte y tenéis tiempo, podéis hacer la excursión que desciende al Parque Lage.

Es toda una aventura: el bosque nativo, las cascadas y, quizá, algunos animales saldrán a vuestro paso.

La superficie de Brasil es 16 veces la de España: un país inmenso!!!

Nuestra estancia en Río de Janeiro fue de 5 días, en realidad aprovechamos 4 porque uno de ellos diluvió y nos quedamos en casa. Si disponéis de más tiempo podéis explorar la posibilidad de hacer excursiones por los alrededores como recorrer la costa hacia el sur de camino a Paratí y visitar las islas en Angra dos Reis ¡son una maravilla!

Museo de Arte de Río

Además podéis hacer otras actividades si venís a Río de Janeiro con niños:

  • Planetario da Gávea
  • Quinta da Boa Vista y Parque da Catacumba
  • Museo del Futbol
  • Jardin Botánico
  • Museo Casa do Pontal

Vistas de Río de Janeiro y la Bahía de Guanabara desde el Corcovado

Río de Janeiro es una ciudad con mucha oferta cultural, espectáculos musicales y locales en los que tomar una copa mientras se escucha música en directo. En función de vuestras posibilidades y la edad de vuestros hijos, podéis explorar múltiples opciones. Nosotros lo pasamos genial, nos sentimos muy cómodos en todo momento y quedamos enamorados de ella tras nuestra visita.

Recuerda, puedes suscribirte a nuestro blog y también vernos en

Y si te gusta, comparte y así nos ayudas a difundir esta información.

Tengo un ilusionante sentido de la vida. Estoy convencida de que las personas podemos cambiar el mundo trabajando personal y localmente a través de proyecto colaborativos. Me gusta compartir con mi familia experiencias motivadoras y enriquecedoras. Y difundir algunas de ellas en este blog sobre «nuestro viaje por la vida».

Источник: https://nosaltres4viatgem.es/viajando/rio-de-janeiro-con-ninos/

Río de Janeiro con niños

Viajar en familia a Río de Janeiro

¿Ya habéis visto las pelis de Río con los niños? ¿No os han entrado ganas de viajar? Río de Janeiro es uno de los destinos preferidos del turismo internacional, gracias a su clima privilegiado, sus increíbles playas y sus paisajes únicos.

Si os toca cogeros vacaciones en invierno, ¡nada mejor que cruzar el océano en busca del calor del verano brasileño! Para las próximas vacaciones en familia, descubre Río de Janeiro con niños, un paraíso donde la naturaleza y la cultura se funden en una oferta única.

Hemos preparado esta mini guía para disfrutar Río de Janeiro en familia: espacios verdes, juegos, playas y por supuesto la visita a dos lugares emblemáticos de la ciudad, el Pan de Azúcar y el Cristo Redentor. ¿Nos acompañas?

Río de Janeiro es el segundo centro urbano de Brasil, y muchas postales de la ciudad son famosas en todo el mundo, inclusive para quien nunca ha pisado el territorio brasileño.

El Cristo Redentor, las playas de Copacabana e Ipanema, el estadio Maracaná ¿Quién no ha oído hablar alguna vez de estos lugares? Y todo ello sin hablar del famosísimo Carnaval de Río. Ya, pero ¿es posible visitar Río de Janeiro con niños? La respuesta es ¡sí!.

Río ofrece opciones apropiadas para los niños y al mismo tiempo interesantes para los adultos, algo que no siempre es sencillo de encontrar.

 Río de Janeiro con niños: el Cristo Redentor

El símbolo de Río por excelencia es el Cristo Redentor, esta imponente estatua que se encuentra en la cima del morro Corcovado.

Para los niños es una excursión inolvidable, que comienza desde el ascenso, ya que se realiza en un trencito que atraviesa una de las mayores reservas naturales del mundo, el Parque Nacional de Tijuca.

Una vez en la cima, la vista de la ciudad os dejará a todos, grandes y pequeños, sin aliento: desde los pies de la estatua, a más de 700 mtetros de altura, tendréis la oportunidad de ver Río de Janeiro en todo su esplendor, y al giraros os encontraréis con una perspectiva impresionante de la escultura, con sus 30 metros de alto.

Río de Janeiro con niños: Parque Nacional de Tijuca

Como os decíamos, esta reserva natural en el corazón de Río es de por sí una excursión imperdible para realizar con los niños; la naturaleza exhuberante os sorprenderá. Imperdible el Jardín Botánico, que cuenta con más de 8.000 especies vegetales y un área de juegos infantiles.

Río de Janeiro con niños: Parque Lege

A pasos del Parque de Tijuca se encuentra un área ideal para hacer un descanso, tal vez un picnic, sumergidos en el parque de un palacio de estilo romano que pertenecía a un antiguo ingenio azucarero, que cuenta inclusive con una laguna con islas artificiales. Además los niños quedarán fascinados con la cueva artificial que alberga un acuario con peceras incustradas en las paredes de roca.

Río de Janeiro con niños: Laguna Rodrigo de Freitas

imagen: Rodrigo Soldon

Siempre en la zona, no os podéis perder la Laguna Rodrigo de Freitas, una grande área verde de Rio.

Cuenta con una gran pista de patinaje donde los niños se la pasarán genial patinando y riéndose de los papás ¡que caerán a cada paso! También hay juegos infantiles, se alquilan bicis, cuatriciclos, botes a pedal para pasear por la laguna, y por supuesto encontraréis puestos de comida.

Río de Janeiro con niños: Jardín Zoológico

el Zoológico de Río cuenta con unas 2.000 especial de animales, muchos pertenecientes a la región Amazonas, que seguro sorprenderán a los peques. Por supuesto no faltan los animales más ‟clásicos”, y elefantes, jirafas, hipopótamos y macacos también son de la partida.

Río de Janeiro con niños: Las playas

Imagen: Tainá Del Negri

Por supuesto no podemos hablar de Río de Janeiro sin hablar de sus playas. Algunos balnearios, como por ejemplo la playa Leblon, en la parte sur de la ciudad, cuentan con un sector apartado con juegos para los más pequeños, llamado Baixo bebé.

Si en cambio vuestros hijos son adolescentes o casi, tal vez prefieran Ipanema, con sus surfistas, o la exclusiva Barra de Tijuca, donde se practica kitesurf y windsurf. Luego de la playa, nada mejor que disfrutar del atardecer paseandopor las ramblas de Copacabana o Leme.

Río de Janeiro con niños: el Maracaná

Si en casa sois amantes del fútbol, no podéis iros de Río sin haber visitado uno de los templos del fútbol mundial, el famosísimo estadio Maracaná, sede de eventos que han quedado marcados en la historia de este deporte, ¡y sede de la final del último mundial!

Río de Janeiro con niños: el Pan de Azúcar

Para terminar, no podemos olvidar una de las postales más clásicas no solo de Río, sino de todo Brasil, el Pan de Azúcar.

Este imponente morro puede visitarse de dos maneras: siempre a través del telesférico de Río, podéis llegar hasta el Morro de Urca, a 220 metros de altura, o continuar camino hasta el Pan de Azúcar propiamente dicho, a casi 400 metros sobre el nivel del mar.

Una vista maravillosa y un cierre perfecto para estas vacaciones en familia en Río de Janeiro.

Si queréis saber más sobre Río de Janeiro y las opciones que ofrece, visitad la página oficial de turismo de la ciudad: www.rioguiaoficial.com.ar

¿Qué os parece esta propuesta? Dejaros sorprender por la calidez y la exhuberante naturaleza de Río, ¡buen viaje!

Imagen principal: Marina Burity

Источник: https://pequeviajes.com/vacaciones-en-familia-descubre-rio-de-janeiro-con-ninos/

10 Imprescindibles para viajar a Brasil con niños

Viajar en familia a Río de Janeiro

Viajar con niños pequeños al extranjero puede resultar complicado. Una manera de hacerlo más sencillo es planificar todo con tiempo y tomar las precauciones necesarias.

Si Brasil es vuestra elección para unas vacaciones, lo primero que hay que tener en cuenta es el horario de los vuelos. Os recomendamos programar los traslados según las horas de sueño de vuestros hijos.

Si escogéis un trayecto nocturno podéis aprovechar para dormir, así será más ameno.

Antes de hacer un viaje a un destino exótico, es importante tenerlo todo controlado. Para visitar Brasil hay varios requisitos indispensables como el pasaporte con validez de más de seis meses y vacuna contra la fiebre amarilla. Son importantes también el uso de protector solar y repelente de insectos debido a las picaduras del mosquito Aedes Aegypti.

Este es transmisor del dengue, virus que produce fuertes dolores de cabeza, fiebre, mareos, sarpullidos y vómitos; fiebre chikungunya, que provoca fuertes molestias articulares y musculares, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas, y el virus zika, con síntomas como conjuntivitis, malestar, fuertes cefaleas, dolores musculares y de las articulaciones, fiebre y sarpullidos.

Brasil es un país muy grande, con multitud de sitios que merece la pena conocer y recorrer. En virtud de elegir los más amenos y adecuados para ir en familia, esta es la selección que hemos hecho.

1. Las playas de Ipanema y Copacabana

Río de Janeiro es una de las ciudades más populares del país y que, sin duda, apasionará a vuestros hijos. Es un lugar con mucha vida que ofrece opciones para todas las edades.

Es difícil pensar en Brasil y no imaginarse en sus maravillosas playas. No os podéis perder las de Ipanema y Copacabana, ambas de aguas turquesas y arena blanca. Son ideales para descansar y tomar el sol.

¡Os sentiréis como auténticos cariocas!

La de Copacabana es la más famosa del país. Enmarcada entre grandes montañas cubiertas de verde vegetación, es la zona más animada de la ciudad.

En ella hay infinidad de canchas para practicar deportes como vóley, fútbol, tenis o pádel.

A lo largo del año, esta playa acoge multitud de eventos y fiestas, siendo la más famosa la de Fin de Año conocida como «Reveillon».

Fuente: viahero

2. Parque Nacional Floresta da Tujica

El Parque Nacional y Floresta de Tujica, es la mayor selva urbana del mundo, con más de 4.000 hectáreas de extensión. Este espacio verde es el que se encarga de preservar los manantiales de agua que abastecen la ciudad, prevenir erosiones, evitar inundaciones y regular el clima.

Es el hogar de multitud de especies animales y vegetales, y en su interior hay espectaculares cascadas y piscinas naturales.

Podéis aprovechar para realizar un tour y conocer el cerro Corcovado que alberga el Cristo Redentor, emblema de Brasil que, además, desde el 2007 es una de las Maravillas del Mundo.

Las medidas de esta escultura son impresionantes: su altura es de 30 metros y pesa 1.200 toneladas. Es posible verlo desde cualquier punto de la ciudad.

Fuente: reficio

3. Jardín Botánico de Río de Janeiro

El Jardín Botánico es un oasis de tranquilidad. Si atravesáis su avenida de palmeras y prestáis atención, podréis ver colibríes, tucanes y halcones. Alberga más de 9.000 especies de plantas nativas y foráneas, y será una gran ocasión para enseñar a los niños diferentes tipos de flores y plantas que no habrán visto hasta el momento.

El jardín cuenta con diferentes colecciones: una de bromelias, otra de plantas medicinales, una de cactus y un espectacular invernadero con plantas carnívoras. En el Orquidarium hay más de 3.000 ejemplares y 600 especies de orquídeas tropicales, y en su interior se cultiva el nenúfar más grande del mundo.

Fuente: ebookers

4. Pan de Azúcar

Otro de los imprescindibles en Río de Janeiro es subir al Pan de Azúcar. Este peñón mide aproximadamente 396 metros de altura, es un espectacular pico monolítico que se alza directamente sobre el mar. Ofrece las mejores panorámicas de la ciudad y de la bahía de Guanabara.

La mejor manera de ascenderlo es usar el teleférico. En cada viaje caben grupos de 65 personas, suben cada 30 minutos y el recorrido dura tres minutos. Un fascinante viaje con unas vistas en 360 grados gracias a las paredes transparentes de las cabinas.

Si te apetece conocer los rincones más importantes de Río de Janeiro mientras el mágico atardecer se apodera de la ciudad, reserva ya aquí.

Fuente: riodejaneirobycariocas

5. Porto de Galinhas

Este pequeño pueblo ubicado al sur es uno de los grandes puntos turísticos del país y cuenta con las mejores playas de Brasil.

Con una extensión de 18 kilómetros de arena blanca, destacan sus aguas cálidas y piscinas naturales. La tranquilidad de este sitio hace que sea ideal para familias y parejas.

Al ser una zona de arrecifes, os recomendamos que llevéis zapatillas para el agua.

Las playas más adecuadas para ir con menores son las de Maracaípe y Muro Alto, debido al poco oleaje. Son enclaves ideales para hacer snorkel y buceo, y si tenéis mucha paciencia y suerte, ¡podréis ver caballitos de mar!

Fuente: theculturetrip

6. Foz de Iguazú

Es uno de los enclaves más bellos del país. Aúna 279 caídas de agua que forman las majestuosas Cataratas de Iguazú.

Ubicadas en la triple frontera con Paraguay, Argentina y Brasil, es uno de los lugares que más turistas atrae.

 Declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el parque protege especies naturales de la flora y de la fauna en peligro de extinción, como el jaguar y a la araucaria.

La caída de agua más impresionante es la conocida como la Garganta del Diablo, con 90 metros de altura. Otra atracción de Foz es el Parque das Aves, con una extensión de diecisiete hectáreas. En él viven más de 800 especies de animales como el guacamayo azul o la yacutinga.

Fuente: pixabay

7. Gramado

Forma parte de la famosa Sierra Gaucha. Uno de los mejores espacios que visitar es el Parque Knorr, más conocido como la Aldea de Papá Noel. Se encuentra justo en el centro de la ciudad y es una zona repleta de magia y rincones con encanto.

En su interior alberga el Árbol de los deseos, el Chalet de los Osos, la Fábrica de Juguetes y, además, la primera casa de estilo bávaro de la región, hecha en 1940. Toda ella está decorada con motivos navideños y actualmente es el hogar de Papá Noel.

Para no confundir a vuestros hijos, ya que de siempre se les ha dicho que Santa Claus vive en Laponia, se les puede contar que Brasil es su destino preferido para ir de vacaciones. Otro de los principales puntos turísticos de Gramado es el Lago Joaquina Rita Bier.

Es artificial y tiene una extensión de 17.000 metros cuadrados.

Fuente: gramadoinesquecivel

8. Praia do Forte

Es una larga playa en Salvador de Bahía. Era un antiguo pueblo de pescadores que, con el paso de los años, se ha convertido en uno de los sitios más exclusivos de Brasil.

Toda la región es área protegida y las costas son tranquilas, rodeadas de vegetación y flora exuberante. Por la noche la playa permanece a oscuras debido a la alta presencia de tortugas marinas.

De esta manera se evita que cuando nazcan se desorienten con las luces de los hoteles y se dirijan a ellos en vez de al mar.

Es un destino con clara ideología ecologista. Es la sede del Proyecto TAMAR, que protege a las tortugas. Ofrece actividades didácticas en las que aprender más sobre este increíble animal.

El objetivo de esta ONG es rescatar especies lastimadas, cuidarlas y volverlas a liberar. Además, se encargan de proteger a las crías.

Su centro de turistas ofrece la oportunidad de ver especies de todas las edades además de tiburones, pulpos y rayas.

También tendréis la opción de realizar diferentes deportes acuáticos, como paddle-surf, snorkel, stand-up paddle o hacer una ruta en kayak.

Fuente: praiadoforte

9. Natal

Este conjunto de playas es conocida como la «pequeña Europa de Brasil», debido a su cercanía con nuestro continente. Presume de tener las playas más limpias del país. Esto quiere decir que disfrutaréis de las aguas más cristalinas de toda la región.

Esta zona está llena de vida debido a la gran cantidad de familias que la visitan. Al ser una de las áreas preferidas para los amantes del surf, hará más viento que en otros lugares del país, pero no os preocupéis, porque el clima cálido os acompañará allá donde vayáis.

Las mejores playas de Natal son la de Ponta Negra, Genipabu y Redinha. En todas ellas podréis practicar deportes de aventura que tienen en cuenta la seguridad y medidas necesarias para que puedan ser realizados por niños.

Fuente: natalriograndedonorte

10. Ilha Grande

Ilha Grande se caracteriza por tener un clima puramente tropical. Es conocida como el «caribe brasileiro» y su playa más famosa es la de Lopes Mendes, considerada como una de las más atractivas.

Se encuentra dentro de una de las reservas naturales de la isla, por lo que es una playa casi virgen. Para acceder a ella hay que realizar un camino de aproximadamente media hora de duración.

Tiene fuertes subidas por lo que os recomendamos ir con calma, calzado adecuado y mucha agua.

En sus 193 kilómetros cuadrados de extensión, Isla Grande aúna ríos, lagunas, cascadas, bosques y montañas. Es además ideal para la práctica de deportes acuáticos como el surf y especialmente el buceo, ya que hay una gran concentración de barcos hundidos, sin olvidar la fauna marina. Su principal núcleo urbano es la Vila do Abraão.

Fuente: listchallenges

Viajar con niñosViajes por el mundoBrasil Todas las edades Viajes por América

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/viajar-con-ninos/por-el-mundo/imprescindibles-brasil-con-ninos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: