Visitas al obstetra durante el embarazo

Primera visita al ginecólogo: la confirmación del embarazo

Visitas al obstetra durante el embarazo

Mi bebé y yo

Después de haber confirmado que estás embarazada mediante el test de embarazo, llega el momento de pedir tu primera cita con el ginecólogo con el fin de confirmar la gestación e informarte de las pautas a seguir a partir de ahora.

Cuándo es el momento adecuado

  • El primer control del embarazo suele realizarse entre la semana 6 y 9 de gestación, siempre contando desde la fecha de la última menstruación.
  • Acudir a esta primera cita antes de la sexta semana de embarazo es poco aconsejable, ya que difícilmente el examen ecográfico podrá obtener información útil del embrión, que todavía es muy pequeño y, con toda probabilidad, no se podrá detectar el latido fetal.
  • Durante esta primera visita, el ginecólogo realizará una ecografía vaginal para confirmar la presencia del saco amniótico, elaborará tu historial clínico y determinará la fecha probable del parto. Veámoslo por partes. 
  • Ecografía vaginal 
  • La realización de un ultrasonido transvaginal se realiza durante esta primera visita para confirmar el embarazo.
  • Además, esta ecografía vaginal permite comprobar si la gestación se ha formado dentro del útero, lo que descartaría el embarazo ectópico.
  • También permite ver la presencia del saco amniótico, que descarataría el embarazo anembrionario. 
  • Esta ecografía permite establecer el tipo de embarazo de la futura mamá, para ver si es único o múltiple, y en algunas ocasiones, aunque no siempre es posible, permite percibir el latido fetal.
  • Si todo va bien, el bebé estará anidando en el útero y el ginecólogo confirmará su correcto desarrollo.

Historial clínico 

Durante esta primera visita al ginecólogo, se elabora el historial clínico de la futura mamá.¿Qué cosas evalúa el especialista?

  • Para ello, el médico evaluará tu estado de salud y el de tu pareja, valorará vuestros antecedentes familiares, preguntará por enfermedades, alergias, intervenciones quirúrguicas y hábitos de vida y alimentación.
  • En lo relacionado con el embarazo, mirará si has sufrido abortos previos y, si ya has sido mamá, repasará cómo fue el primer embarazo y el parto, para tener en cuenta posibles complicaciones. 
  • Para evaluar tu estado de salud, el ginecólogo te tomará la presión, controlará tu peso y te mandará hacerte un análisis de sangre y de orina.
  • Con el análisis de sangre, se determina el grupo sanguíneo y el factor Rh de la futura mamá y se analizan posibles infecciones como la hepatitis, el SIDA o la toxoplasmosis.
  • Con el análisis de orina, se comprueban los niveles de azúcar y proteínas para descartar enfermedades.

(Te interesa: ¿Qué es la toxoplasmosis?)

Análisis de sangre y orina

Los análisis de sangre y orina sirven para detectar situaciones de salud que podrían ser nocivas para la salud del bebé. 

Análisis de sangre

  • Determinan si la futura mamá padece enfermedades de transmisión sexual, si tiene riesgo de toxoplasmosis y si sufre carencias alimentarias, como la anemia, que se caracteriza por un bajo número de glóbulos rojos, lo que puede provocar mucho cansancio durante el embarazo y aumentar el riesgo de parto prematuro.
  • El análisis de sangre también determina el factor Rh de los glóbulos rojos.
  • A las mujeres que no tienen el factor Rh se les denomina Rh negativas y, por lo general, necesitan someterse a un tratamiento para proteger a sus bebés de un problema potencialmente peligroso en la sangre.

(Te interesa: ¿Qué es el factor Rh en el embarazo?)

Análisis de orina

Determinan la existencia de uno de los siguientes problemas de salud: 

  • Bacterias en la orina. Indican una infección en las vías urinarias, que puede poner en riesgo la salud del bebé y la mamá. Algunas de las infecciones de las vías urinarias no presentan síntomas, pero son igualmente peligrosas. 
  • Azúcar en la orina. Puede indicar una diabetes, por lo que el ginecólogo posiblemente indicará pruebas adicionales.
  • Proteína en la orina. Puede indicar una infección de las vías urinarias o, en una etapa posterior del embarazo, alta presión arterial. 

Citología vaginal

  • Esta prueba permite recoger células, que se envían al laboratorio para ser analizadas con el fin de descartar problemas de salud como el cáncer.
  • Se practica con una espátula de madera, cepillo o esponja de algodón con el objetivo de raspar suavemente la superfície del cervix para recoger células.

Fecha prevista del parto 

Finalmente, durante este primer control del embarazo, el ginecólogo establecerá la fecha prevista del parto. Para calcularlo, el médico te preguntará por la última fecha de la menstruación.

  • El embarazo tiene una duración de 40 semanas contadas a partir del primer día de la última regla. Una vez disponga de esta información, el ginecólogo aplicará la denominada Regla de Negele, que consiste en restar tres meses y sumar siete días a esta fecha. 
  • Para realizar el cálculo de la fecha prevista del parto, los ginecólogos suelen utilizar unas ruedas con el cálculo ya hecho. En la rueda, se coloca la fecha de la última menstruación y automáticamente aparece la fecha de parto. 

(Te interesa: Calculadora de la fecha de parto)

Otras consideraciones importantes

  • Finalmente, el ginecólogo te dará algunos consejos sobre la alimentación. Saber qué debe comer la futura mamá es fundamental para su salud y la de su bebé.
  • Asimismo, te indicará cómo evitar malos hábitos, estrés y preocupaciones.
  • También fijará las próximas citas para los primeros exámenes que se deben efectuar.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/primer-trimestre/primera-visita-ginecologo-237

El control del embarazo, semana a semana

Visitas al obstetra durante el embarazo
Cuidados Preventivos

Viernes 31 de Agosto de 2018

Durante el embarazo es fundamental el acompañamiento médico y, por lo tanto, las visitas al obstetra.

Si el embarazo no presenta complicaciones, las visitas serán:

  • Hasta la semana 32: una vez al mes.
  • De la semana 32 a la 36: cada 15 días.
  • De la semana 36 a la 40: una vez a la semana.

De igual manera, también es importante conocer cuáles son los controles que se harán semana a semana durante el embarazo.

PRIMER TRIMESTRE

A partir de las 3 semanas de gestación, en algunas mujeres, el test de embarazo puede ser positivo, aunque no es lo más frecuente. Ahora bien, entre la semana 4 y 5 se produce el retraso de la menstruación, y por ello es el momento habitual de hacer el test de embarazo, que dará positivo.

En la semana 6, con una ecografía transvaginal se puede ver la vesícula vitelina y el embrión con latido cardíaco. Además, con una ecografía abdominal se podrá ver el saco del embarazo, pero es difícil ver el embrión por esta vía.

Entre las 7 y 9 semanas es habitual y recomendable, programar la primera visita al médico. En ella se valorarán los posibles riesgos de la gestación, aunque la mayoría de los embarazos son de bajo riesgo. También se registrará el peso y la tensión arterial, y se controlarán el resto del embarazo.

Entre las 8 y las 12 semanas de embarazo se deberá programar el primer análisis de sangre, que informará acerca del estado sanguíneo, del grupo y factor sanguíneo de la madre y se analizarán las pruebas de infecciones (en términos médicos serologías) que permitirán saber si se han pasado determinadas enfermedades. También se determinarán los anticuerpos del HIV. Es muy importante realizar todas estas pruebas dado que si la madre tuviese una infección, podría pasar al feto pero en muchos casos es posible tomar medidas para reducir este riesgo.

A las 12 semanas es el momento de una ecografía de primer trimestre o screening del 1 trimestre. Esto es así porque en este momento el desarrollo anatómico y el tamaño del feto permiten comprobar que la mayoría de órganos se han formado adecuadamente.

La otra medición que se realiza es la traslucencia nucal y otros tres marcadores Ecográficos que en conjunto con marcadores bioquímicos en sangra materna nos ajustara el riesgo que tiene ese feto de tener una mutación cromosómica. También puede calcularnos el riesgo de que esa madre tenga una preclamsia o un recién nacido de bajo peso.

    Este estudio en Argentina es electiva su realización por los pacientes.

Entre la semana 13 a 15 se continúa con las visitas rutinarias, normalmente mensuales.

SEGUNDO TRIMESTRE

A partir de la semana 20, se recomienda hacer la ecografía morfológica. Con ella, además de tomar las medidas del feto, podrá realizarse un examen detallado de toda su morfología órgano por órgano.

Durante la realización de la ecografía morfológica también puede medirse el Doppler de las arterias uterinas y el cuello de la matriz.

La medición del flujo que pasa a través de las arteria uterinas mediante ecografía Doppler permite entender cómo está funcionando la placenta y se usa para valorar el riesgo de algunas complicaciones del embarazo como la preclamsia (hipertensión del embarazo) o retraso de crecimiento intrauterino (problemas de crecimiento del bebé).

La medición del cérvix o cuello uterino sirve para estimar el riesgo de parto prematuro. Tanto el Doppler de uterinas como el cérvix uterino pueden ya medirse en la ecografía de primer o de segundo trimestre para valorar el riesgo de posibles complicaciones del embarazo.

A partir de la semana 22 ya se puede escuchar el latido cardiaco del feto.

En la consulta del ginecólogo, se escucha el latido cardiaco con un aparato eléctrico poniendo un cursor con un poco de gel sobre la pared abdominal en la zona donde se sospecha que está el corazón y escuchándolo a través de un pequeño altavoz.

Es importante recordar, que en estas semanas a veces cuesta localizar el latido cardiaco debido a los movimientos del feto y a las diferentes posturas que éste adopta. 

Entre las 24 y las 28 semanas es el momento de realizar la analítica de segundo trimestre: se solicitará el hemograma para valorar si existe anemia, la serología de toxoplasma en caso que fuese negativa en el primer trimestre y la prueba oral de tolerancia a la glucosa. Este último permite detectar embarazadas con un mayor riesgo de tener diabetes durante la gestación y se realiza de forma rutinaria en el segundo trimestre.

Las visitas al obstetra que se realicen en estas semanas incluirán la evaluación de la tensión arterial y de la pérdida de proteínas en orina para descartar que esté apareciendo una complicación del embarazo que se llama preclamsia.

En estas semanas se completara el calendario de vacunación.

Entre las26 y las 32 semanas suele ser el mejor momento para la realización de la ecografía 3D/4D, y así poder ver la cara del futuro bebé.

Si la paciente lo desea también es momento de comenzar el curso de profilaxis para el parto.

TERCER TRIMESTRE

A partir de la semana 31 y hasta las 34 semanas debe realizarse la ecografía de tercer trimestre, con la finalidad de evaluar el crecimiento del feto y su posición.

De la semana 33 a la 37 es el momento de realizar los análisis del tercer trimestre: donde vuelve a realizarse un hemograma para valorar la anemia y la serología de toxoplasma si la gestante no está inmunizada, además de una prueba coagulación previendo la administración de analgesia peridural si la gestante lo desea.

Entre la semana 35 y 37 se realiza un cultivo vaginal, para descartar la presencia del germen Streptococo agalactiae. Si resultara positivo, se administrará antibióticos durante el trabajo de parto para prevenir una eventual infección del bebé.

En la semana 37, en caso de presentar contracciones uterinas, el ginecólogo realiza un tacto vaginal para ver las características del cuello del útero.

En lasemana 38 también es posible que le hagan a la embarazada una exploración para ver la dilatación del cuello y su grado de borramiento. 

Entre las39 y 40 semanas es el mejor momento para programar una cesárea en los casos en los que esté indicada de forma electiva. Por ejemplo, en caso de presentación de nalgas, situación transversa, dos o más cesáreas previas u otra contraindicación para el parto vaginal.

Si el embarazo es de bajo riesgo, a partir de la semana 40 suele efecturarse la monitorización del feto mediante el Test No Estresante (NST). Esta prueba permite valorar el bienestar fetal.

Entre las 41 y las 42 semanas se realizan controles más seguidos y se suele llevar a cabo una monitorización de la frecuencia cardíaca del feto y de las contracciones maternas, una ecografía para valorar el líquido amniótico, el peso y los movimientos del feto y el cuello uterino.

Источник: https://hospitalprivado.com.ar/blog/cuidados-preventivos/el-control-del-embarazo-semana-a-semana.html

¿Qué función cumple el obstetra durante el embarazo?

Visitas al obstetra durante el embarazo

Por Revista Interès Mutu – 20/08/19

La función del obstetra es muy amplia y se convierte en esencial durante el embarazo, ya que es el profesional encargado de acompañar a la mujer durante la gestación, el parto y el puerperio, tanto en gestaciones normales como en las que presentan alguna complicación.

La obstetricia

La obstetricia o tocología es la especialidad médica que se ocupa del embarazo, el nacimiento y el puerperio o posparto (de la salud de la madre en los 40 días posteriores al parto), incluyendo las situaciones de riesgo que requieran una intervención quirúrgica.

El obstetra se encarga de la preparación integral de la maternidad para contribuir a la salud tanto de la madre como del bebé, realizando controles prenatales, acciones de prevención para la buena salud reproductiva, y de atención al parto y al posparto, incluyendo información acerca de los cuidados del bebé, higiene, alimentación, lactancia y la evolución del cuerpo de la embarazada durante la gestación. Este profesional de la salud también puede recibir el nombre de matrón o matrona.

El obstetra no sólo se ocupa de la salud física de la madre y del bebé, sino que también cuida los factores psicológicos y sociales vinculados a este periodo tan especial de la maternidad, por lo que su calidad humana es tan importante como la profesional.

¿Hay diferencia entre un/a ginecólogo/a y un/a obstetra?

En la medicina, esta rama sanitaria se suele combinar con la ginecología bajo la especialidad de ginecología y obstetricia, ya que ambas van de la mano. Pero su función es diferente.

Mientras el ginecólogo se encarga de la revisión y tratamiento de las enfermedades relacionadas con los órganos reproductivos femeninos (incluyendo aspectos como la menstruación, los problemas reproductivos o la menopausia), el obstetra se encarga de las revisiones periódicas durante el embarazo y de las posibles complicaciones que puedan surgir en este periodo (diabetes gestacional, preeclampsia…). Hay que decir que todos los obstetras son ginecólogos, pero, aunque la mayoría lo son, no todos los ginecólogos son obstetras.

¿Qué tipo de revisiones realiza el obstetra?

Aunque la etapa del embarazo dura nueve meses, es recomendable hacer una visita preconcepcional al obstetra durante los meses previos a la búsqueda del bebé para detectar y prevenir posibles alteraciones que puedan influir en el desarrollo normal del embarazo. Así, mediante una analítica de sangre y de orina previa se pueden descartar infecciones de las vías urinarias, diabetes o enfermedades consanguíneas (para ello también debe realizarlas el futuro padre).

Una vez se produce el embarazo, se realiza una ecografía para calcular la posible fecha del parto y, de forma periódica, se irán realizando otros controles ecográficos y diagnósticos, hasta la semana 36, donde las visitas deben ser más frecuentes debido a la inminencia del parto. Además, existe la posibilidad, en caso de dudas, de realizar otras pruebas complementarias de diagnóstico prenatal para identificar defectos congénitos en el feto o factores de riesgo de la madre (amniocentesis, biopsias coriales, biopsias fetales, cordocentesis, etc.).

Mutua General de Catalunya dispone de un amplio cuadro médico con los mejores especialistas en obstetricia y ginecología

Si tienes contratado un seguro de salud con Mútua General de Catalunya, puedes estar tranquilo. Dispones de un amplio cuadro facultativo en toda España que cuenta, sólo en Cataluña y Baleares, con más de 12.000 profesionales, centros y clínicas.

En el nuestro Centro Médico de Barcelona, en la calle Tuset 5-11, puedes solicitar una consulta con un especialista en obstetricia y ginecología para planificar un embarazo saludable y hacer el seguimiento de la gestación a través de visitas médicas, pruebas analíticas, pruebas ecográficas y otras pruebas complementarias de diagnóstico prenatal que garanticen el bienestar tanto de la madre como del gestante.

Te invitamos a ver la “cápsula de salud” de los cuidados durante el embarazo, donde la Dra. Natalia García Montaner, especialista en ginecología del Centro Médico, nos habla de este periodo tan importante en la vida de la mujer.

Para más información, contacta con nosotros llamando al 93 414 36 00.

Источник: https://www.mgc.es/blog/que-funcion-cumple-el-obstetra-durante-el-embarazo/

Visitas al obstetra durante el embarazo

HOME » OBSTETRICIA » Embarazo y parto » Visitas al ginecólogo

Antes de quedarse embarazada es aconsejable haber realizado una revisión ginecológica reciente y empezar un tratamiento con ácido fólico que se debe continuar durante los primeros meses de embarazo para prevenir las anomalías en el desarrollo del tubo neural, como por ejemplo la espina bífida.

¿Cuándo hay que empezar a ir al médico?

Lo ideal es realizar una primera visita antes de la segunda falta para confirmar el embarazo, ver que todo evoluciona favorablemente y hacer una estimación aproximada de la fecha del parto.

¿Qué controles hay que seguir durante el embarazo?

Durante el embarazo es importante mantener un buen control médico para prevenir posibles complicaciones y comprobar que todo evoluciona correctamente.

Inicialmente las visitas al ginecólogo son mensuales; a partir de la octava falta quincenales y durante el último mes y hasta el momento del parto, semanales.

Si se trata de un embarazo gemelar o de alto riesgo, su ginecólogo determinará la frecuencia de las visitas. En estos casos se realizarán todos los controles necesarios para llevar a buen término la gestación.

Algunas exploraciones o visitas a lo largo de su embarazo serán realizadas por otros especialistas distintos a su ginecólogo.  Mediante el trabajo en equipo y el abordaje multidisciplinar le ofrecemos una mayor calidad en la asistencia que usted recibe.

¿En qué consisten las visitas?

En la primera visita le realizaremos un interrogatorio completo sobre sus antecedentes médicos,  personales y familiares y un examen clínico obstétrico y general, valorando  talla, peso y tensión arterial.

En esta visita se valora si su gestación es de alto riesgo.

En las visitas sucesivas además se valorará la evolución del embarazo.

Es aconsejable que a lo largo de todas ellas usted comente sus dudas y diferentes síntomas que le preocupen. Para su comodidad puede anotarlos en el espacio reservado en las últimas páginas de esta guía.

Posteriormente le solicitarán los análisis necesarios y ecografías y hacia el final del embarazo, registros cardiotocográficos para valorar el bienestar fetal.

En las últimas semanas se realiza un tacto vaginal para valorar el canal del parto y hacer un pronóstico del mismo; es posible que tras el mismo, alguna vez,  usted tenga una pequeña pérdida de sangre escasa.

¿Qué pruebas hay que hacerse durante el embarazo?

Durante el embarazo se le realizarán una serie de analíticas de rutina.

En el primer trimestre se solicita un análisis general de sangre y orina así como pruebas específicas para valorar posibles infecciones que puedan alterar el desarrollo embrionario o del futuro bebé como la toxoplasmosis, la rubeola, el HIV, pruebas de la hepatitis…

En el primer trimestre también se realiza el EBA screening para descartar el síndrome de Down.

Si no se ha practicado el EBA screening en el primer trimestre, en el segundo trimestre se puede realizar el triple screening orientado a descartar el síndrome de Down  y los defectos del tubo neural.

En el segundo trimestre se realiza el Test de O’Sullivan para descartar diabetes gestacional. Es un análisis que no requiere estar en ayunas en el cual -tras la ingesta de 50 gr.

de glucosa y permanecer una hora en reposo en el laboratorio- se practica una extracción sanguínea para valorar la capacidad de eliminar el azúcar.

En caso que el test salga patológico el ginecólogo le solicitará otras pruebas como una curva de glucemia y le dará instrucciones sobre su dieta. También es posible que le realicen una nueva analítica general de sangre y/u orina.

En el tercer trimestre se repite el análisis general y se hacen pruebas de coagula-ción de cara al parto.

En las últimas visitas le realizarán también análisis microbiológicos de secreciones vaginales y rectales para descartar la presencia del streptococco beta-hemolítico. Este es un germen habitual en vagina en un 20-30% de las mujeres.  En caso de que el test salga positivo,  será necesario administrar antibióticos durante el parto para evitar la transmisión de este germen al recién nacido.

Según sus antecedentes y la evolución del embarazo su médico podrá solicitarle otras exploraciones.

El grupo sanguíneo y RH

En la primera visita se realiza la determinación del grupo y Rh. Si la gestante es Rh negativa se realizará el test de Coombs indirecto en cada trimestre y también profilaxis administrando Gammaglobulina Anti D en los siguientes casos:

Procesos invasivos de diagnóstico prenatal (biopsia de corion, amniocentesis)

En la semana 29 de gestación.

En las primeras 72 horas del postparto si el neonato es RH positivo.

¿Cuándo podré conocer el sexo de mi hijo?

Actualmente ya es posible conocer el sexo del feto a través de un sencillo análisis de sangre que se realiza a partir de la octava semana de gestación (segunda falta). Si lo desea, puede solicitar esta prueba, cuyos resultados se obtienen en 4 días. Este análisis presenta un porcentaje de acierto de casi el 100 % cuando se realiza en torno a la octava semana de gestación.

¿Cuántas ecografías me harán?

En Institut Marquès todas las ecografías se realizan con ecógrafos de alta definición. El número de ecografías, así como el momento de realizarlas,  depende de cada caso pero habitualmente seguimos esta pauta:

La primera ecografía nos permite valorar la viabilidad de la gestación y datarla. Generalmente se realiza en la primera visita, alrededor de la segunda falta. Nos permite visualizar el embrión y el latido cardíaco. Diagnosticamos las gestaciones gemelares y el tiempo de embarazo con mucha exactitud, algo importante en casos de ciclos irregulares o última regla incierta.

La segunda ecografía se realiza a las 11-12 semanas de gestación y permite valorar ya parte de la anatomía fetal. Es básica para medir el pliegue o translucencía nucal, marcador ecográfico de Síndrome de Down.

(En caso de que este marcador esté aumentado, el feto tiene un riesgo superior al habitual de padecer el Síndrome de Down y se requiere practicar otras técnicas como la biopsia de corion o la amniocentesis para tener el diagnóstico definitivo).

La tercera ecografía a las 20 semanas es la morfológica y clásica de alta definición. En ella se realiza un repaso sistemático de toda la anatomía fetal de la cabeza a los pies que permite detectar las malformaciones estructurales. En nuestro centro la detección de malformaciones mayores es superior al 80%.

Es importante tener en cuenta que las técnicas por imagen permiten visualizar estructuras y no examinar su función. Por ejemplo se puede diagnosticar una anencefalia (ausencia de cráneo) pero no una sordera congénita.

Las malformaciones más frecuentes son las cardíacas y las renales. Otras, como la espina bífida, se pueden diagnosticar por ecografía, de forma que ya no es necesario realizar otras pruebas.

En ocasiones las ecografías rutinarias pueden complementarse con otras más especializadas, como ecocardiografía (para completar el estudio estructural del corazón) o el Doppler color (para valorar el  flujo sanguíneo feto-placentario).

Al final de la gestación realizaremos entre dos y tres ecografías generalmente a las 28 y 35 semanas para el seguimiento del crecimiento fetal.

En la última ecografía podemos hacer una estimación del peso en el momento del parto. Es importante el despistaje de los niños macrosómicos (más de 4.200 gr. en el parto) y los niños con retraso de crecimiento,  habitualmente por alteración en el funcionamiento placentario.

Источник: https://institutomarques.com/obstetricia/embarazo-y-parto/visitas-al-ginecologo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: